•  
  • Cursos

     

    Dificultades y ayudas en el Kriya Yoga
    Parte 2: Expectativas
    por Premananda

     


    Otro de los obstáculos con el que me encontré en mi práctica fue las expectativas, la necesidad de resultados inmediatos.

    A menudo a los seminarios se acercan personas a iniciarse en el Kriya Yoga de Babaji tras la lectura del libro “Autobiografía de un yogui” de Yogananda. Y aquí se suele dar a veces la paradoja de ver que lo que en un principio puede ser una gran ayuda o motivación para practicar Kriya yoga puede volverse uno de los mayores obstáculos.

    La mayor parte de las cosas, sino todas, que hacemos en nuestra vida están encaminadas a la consecución de algo, ya sea un logro profesional, personal o material, el logro de un reconocimiento, el cambio de un comportamiento en otra persona, etc. Y con el Kriya yoga nos sucede igual, nos acercamos animados de conseguir resultados, queremos resultados rápidos y visibles, e incluso espectaculares, como los siddhis de los que habla Yogananda, tales como clarividencia, clariaudiencia, omnisciencia…

    Queremos mejorar nuestra salud, nuestra paciencia, nuestra armonía en las relaciones con los demás, ganar en concentración y paz interior… y esto a veces no se da tan rápidamente como quisiéramos, no nos resulta tan fácil.

    No todos partimos de la misma situación, tanto como resultado de las acciones de esta vida como de otras, no todos tenemos que lidiar con los mismos obstáculos, no todos manifestamos el mismo progreso. Y esto hace que a menudo no seamos capaces de valorar ni de ver los cambios que a nivel sutil se van produciendo en nosotros, cambios que al principio pueden no ser muy evidentes pero que se van dando.

    Cambios que se pueden dar en una nueva forma de responder a las otras personas, en el desarrollo de una mayor paciencia, de mayor atención y consciencia de los propios pensamientos, en el nuestra postura corporal, en nuestra respiración… Cambios que en definitiva son la base de los futuros cambios y que a menudo no son objeto de nuestro reconocimiento por desear un desarrollo más rápido y espectacular.

    El deseo de avanzar rápidamente junto con la no atención a los cambios sutiles puede llevarnos tanto al abandono de nuestra práctica como al consumo espiritual, esto es al consumo de cursos y cursos de distintas disciplinas sin darnos tiempo a asimilarlas e integrarlas en nuestras vidas.

    Cuando hablamos de Yoga decimos que es tanto una ciencia como un arte. Y el arte necesita de una práctica intensa. Si empiezo a tocar la guitarra me indicarán como poner las manos para lograr los distintos sonidos, y solo podré dominarla tras una práctica intensa.

    El yoga necesita de práctica, de tiempo para que vaya dando sus frutos. Como dije antes a menudo, al principio, de una forma sutil, para más tarde ser más evidente. Podemos ver al principio que nos encontramos con una mayor tranquilidad, con una mejor salud, con más energía… pero si no somos pacientes, si nos dejamos llevar pro el deseo de cambios espectaculares rápidamente, esto puede hacernos abandonar nuestra práctica. No buscamos la realización de siddhis tales como clariaudiencia, clarividencia… aunque puedan darse, buscamos la realización del Ser.

    Cuando a Govindan Satchidananda a menudo le preguntaban sus estudiantes qué debían hacer ahora tras acabar el seminario de Kriya yoga de primer nivel, él respondía: “Practicar, practicar y practicar.” Practica sin el deseo de frutos, haz tu práctica y entrega sus frutos a la divinidad.

    Algo que te puede ayudar en esto es:

    • Realiza diariamente alguna acción en beneficio de los demás, ya sea colectivamente o individualmente, a alguien conocido o no, sin que lo sepa nadie y sin tratar de seguir los resultados de esta acción. Esto te apoyará a desapegarte de tu egoísmo y a desapegarte de la búsqueda de frutos en tus acciones.
    • Planta alguna semilla de alguna planta, y sigue su desarrollo, regándola, abonándola, cuidándola de la manera adecuada hasta su plenitud. Esto te podrá ayudar en el entendimiento de los cambios sutiles en tu vida.

    Y recuerda las palabras del Bhagavad Gita en el capítulo VI:

    45. Cuando un yogui que practica con constancia se purifica de toda culpa y se perfecciona a través de muchos nacimientos, logra la más alta meta.

    46. Sé un yogui, Arjuna, pues al yogui se le considera por encima de los ascetas, eruditos y de los hombres de acción, (Bhagavad Gita, ed. Consuelo Martín).

    Amándote en toda condición.

    Premananda



    + Artículos de meses anteriores:

    - Dificultades y ayudas en el Kriya Yoga (I): Culpabilidad y Satsang

    - Gurupurnimá: celebrando al Gurú eterno

    - Yoga Nidra, el descanso yóguico

    - Entrega, auto-ofrenda y consagración

    - La gracia del gurú

    - El poder del silencio

    - Cómo Babaji salvó mi vida

    - El poder del Nombre

    - Buscando guía en nuestra práctica espiritual

    - Manejando la mente

    - ¿Cómo sabemos si estamos progresando espiritualmente?

    - ¿Cómo ganar la gracia de Babaji?

 

 

info@kriyayogadebabaji.net - Copyright 2012©www.kriyayogadebabaji.net. Todos los Derechos Reservados